¿Por qué la manera de alimentarnos se ha convertido en una causa tan común de malestar? ¿Por qué hay cada vez más personas obesas? La razón fundamental de nuestro desequilibrio con la comida e ingesta de alimentos es que hemos olvidado cómo estar presentes cuando comemos. Comemos sin conciencia, con el piloto automático encendido.

Creíamos que el problema estaba en la comida, y por eso hemos modificado la química de los componentes que forman los alimentos, quitándole calorías y grasas, sustituyéndolos por endulzantes sintéticos y grasas artificiales. La comida es comida. No es buena ni mala, y aun modificándola, la obesidad continúa en aumento.

Entonces creímos que el problema eran nuestras células grasas, así que las lipoaspiramos. Los adipocitos sólo están intentando hacer el trabajo que la historia evolutiva de nuestra especie les concedió: acumular energía para épocas de escasez. Durante la mayor parte de nuestra historia, los humanos sólo estábamos a una falta de lluvias de distancia del hambre. Nuestras células grasas están allí para ayudarnos a sobrevivir.